La sonrisa de Bogarra

La sonrisa de nuestro paisaje es la de la Esfinge de Haches, la escultura ibérica que se encontró en Bogarra en 1945. Tiene unos 2.400 años, y lo más llamativo de su figura es su gesto sonriente, una forma de representar el rostro humano que sigue el modelo de las estatuas griegas de aquella época. A pesar de estar al otro lado del continente, las modas que llegaban por el Mediterráneo a los puertos de Santa Pola, Denia o Sagunto, también alcanzaron la pequeña ciudad de Bigerra, en mitad de las montañas que había que atravesar para ir a Castulo (hoy Linares).

La esfinge (cuerpo de león, alas de águila y cabeza de mujer), seguramente formaba parte de una gran tumba, como ser encargado de dar la bienvenida al otro lado. Hoy, su sonrisa serrana nos sirve para acogeros en nuestro paisaje natural y humano.

Esfinge de Haches